Intercambio con Rumia (Diario)

El grupo de estudiantes de 2° Bach ya está en Rumia tras haber hecho escala en Ámsterdam. La acogida por parte de la comunidad educativa (alumnado, familias y salesianos) del colegio salesiano de Rumia ha sido inmejorable y el perfecto colofón a un intenso día de viajes y nervios.

MIÉRCOLES

Nuestro primer día en Rumia ha sido muy intenso. Por la mañana, y tras una cálida acogida por parte del padre Stefan, director del colegio salesiano, hemos aprovechado para profundizar en las tradiciones y celebraciones de Polonia en general y de Pomerania en particular, todo ello a través de presentaciones realizadas por los alumnos polacos. También hemos explicado a nuestros anfitriones polacos cómo son nuestros deportes tradicionales. Hemos terminado la mañana degustando platos típicos de la zona (Pierogi, golabki, placki ziemniaczane). Por la tarde hemos visitado Sopot, una elegante ciudad costera y muy turística con sabor a mar.
 
JUEVES
 
El jueves lo hemos dedicado a conocer la ciudad de Gdansk. Primero hemos visitado la facultad de Biología, centrándonos en su interesante colección de ámbar báltico y sus muestras de fauna de diferentes lugares del planeta: un hormiguero con hormigas africanas y un acuario con peces de Malawi. El resto del día lo hemos pasado en Gdansk, una ciudad moderna, que mira hacia el futuro, pero con una apasionante historia. Por grupos y a través de un juego de pistas nos hemos movido por la Corte de Artus, la calle Mariazka, la emblemática grua y la iglesia de Santa María. Hemos conocido también el escenario de uno de los primeros combates de la II Guerra Mundial: la Oficina del Correo Polaco nº 1, testigo mudo de la tragedia que hace 80 años comenzó en esta ciudad, disputada por alemanes y polacos.
 
VIERNES
 
Nuestro viernes ha estado marcado por una visita al campo de concentración de Stutthof. Construido en 1939 por los alemanes, por este campo pasaron cerca de 110.000 prisioneros, de los cuales unos 65.000 murieron. A través de una visita guiada por Óscar, profesor de historia, hemos podido saber cómo era el funcionamiento del campo y el día a día de los prisioneros que lo habitaron. Conocer en primera persona estos lugares de sufrimiento y tragedia nos recuerdan que este horror no se debería repetir nunca más. Después de esta visita, hemos viajado a Gdynia, moderna ciudad polaca junto a Rumia. Los alumnos polacos se han encargado de que conozcamos todo lo relativo a esta ciudad costera. Y aunque la lluvia ha hecho su aparición a media tarde, el ambiente entre los participantes de este inolvidable intercambio sigue siendo envidiable.
 
SÁBADO
 
El sábado lo hemos dedicado a conocer el interior de Casubia, región peculiar con idioma propio en la que se encuentra Rumia. En el Centro de Educación y Promoción de Casubia, situado en la localidad de Szymbark, hemos conocido más detalles sobre esta curiosa zona de Polonia. Visitar una casa polaca traída de Siberia (Rusia), las viviendas que habitaron los emigrantes polacos en Canadá a finales del s.XIX , una réplica de un búnker utilizado por la resistencia antialemana en la II Guerra Mundial, o conocer las condiciones de vida de los polacos que padecieron en los campos de concentración soviéticos nos han ocupado toda la mañana. Pero sin lugar a dudas, la principal atracción ha sido la casa al revés, construcción original que data de 2007 y que está edificada comenzando por el tejado... La tarde la hemos aprovechado para realizar dos originales talleres: uno de pintura de Casubia, donde cada alumno ha demostrado su habilidad con el pincel, y otro representando por grupos escenas de la vida de personajes de la historia polaca: Marie Curie, Copérnico, Chopin o Lech Walesa, entre otros. Nuestra despedida de Casubia no ha podido ser mejor: ascendiendo a la torre de la colina de Wiezyca.
 
DOMINGO
 
Hoy, domingo, nos hemos reunido todos los miembros del intercambio (familias, educadores y alumnado) en la parroquia de María Auxiliadora del colegio de Rumia. Allí hemos participado en la eucaristía celebrada por el padre Piotr, a la que también han acudido habitantes del barrio. Este primer acto de la mañana ha sido otro importante gesto que demuestra que nuestros dos colegios están en sintonía "salesiana". El resto de la jornada se ha dedicado a convivir con las familias de acogida. Algunos se han desplazado a Torun, Malbork o a la península de Hel a disfrutar de este penúltimo día del intercambio.
 
LUNES
 
Día de despedidas en Rumia. La velada final, con el baile de la Polonesa entre alumnos barakaldeses y polacos como actuación principal, ha demostrado, una vez más, la unión entre nuestros dos colegios. Por la tarde, después de terminada la jornada lectiva, hemos celebrado un encuentro con las familias de acogida. Un barbacoa ha sido el contexto ideal para seguir creando lazos con esta maravillosa gente que nos ha permitido disfrutar de una semana inolvidable. Agradecemos a toda la comunidad educativa del liceo San Juan Bosco de Rumia, pero especialmente a las profesoras Anna Jastrzebska y Joana Dela, y al director D. Stefan Makuracki, la atención y el agradable trato que nos han dispensado, haciéndonos sentir "como en casa". Dziękuję bardzo!!
 
Más fotos




 
Contact