18 - 12 - 2017

ALIMENTOS para ÁFRICA. Semana Solidaria.

Ikastetxean Elkartasun Astean buru belarriz mulgidurik gaude iada, “Afrikarentzako Elikagaiak” lelopean. Eta emaitzak lortzeko zure laguntzaren beharra dugu. Esleitu iezaiezu era erraz batez, elikagai kilo bat ekartzen.  En el colegio estamos ya metidos de lleno en la Semana Solidaria, con el lema de “Alimentos para África”. Y necesitamos tu ayuda, que puedes hacer de sencilla manera: trae al colegio un kilo de comida para que lo enviemos a Sierra Leona. Si hacemos lo mínimo cada uno de nosotros, podemos lograr casi una tonelada de comida. O más, depende de nuestra generosidad con aquellos que menos tienen.  Este es el relato de su situación actual:

El 14 de agosto de 2017, después de tres días de lluvias torrenciales, inundaciones devastadoras y deslizamientos de tierra, la capital de Sierra Leona, Freetown, y su entorno, quedaron devastadas. Aunque el número exacto aún no es oficial, las muertes relacionadas con el desastre se estiman en más de 400, además de miles de personas desaparecidas. Más de 3000 personas quedaron sin hogar y cientos de edificios han resultado dañados o destruidos por los deslizamientos de tierra.   El Gobierno, a través del Ministerio de Bienestar Social, contactó con el Centro Don Bosco de los Salesianos, pidiendo que se hicieran cargo de los chicos y la chicas afectados por las terribles inundaciones. Desde el 14 de agosto el Centro Don Bosco ha atendido especialmente a niños y madres víctimas de las inundaciones. Algunos de ellos son desplazados (han perdido sus casas y propiedades), otros son huérfanos y hasta ahora nadie los ha reclamado. Algunos están heridos y muchos necesitan atención médica.

En el Centro Don Bosco reciben comida, ropa, la posibilidad de ducharse, dormir y acceder a asistencia médica. Los Salesianos y los Voluntarios organizan actividades educativas y deportivas para los chicos. Cuelgan los nombres de los chicos en un panel a la entrada de la casa para los padres que están buscando a sus hijos perdidos. Todo el personal del DB Fambul continúa con su trabajo habitual (atendiendo a los niños de la calle), pero además se ha confeccionado un protocolo para apoyar y acompañar a las víctimas de las inundaciones. Se ha contratado a 30 personas más para apoyar y dar atención al proyecto (6 trabajadores sociales, 13 maestros y 11 jóvenes educadores).

Lee también la  Carta del Salesiano P. JORGE CRISAFULLI

AlimentosAfrica2017.bueno